domingo, 21 de octubre de 2018

DE FINDE LARGO

Brañagallones
Finde largo. Para mí, una oportunidad para pasar unos días en Asturias. Para otros, se celebra uno de los hitos más importantes de la Historia, más importante, por lo visto, que la escritura, la agricultura o la imprenta, más importante que el descubrimiento de la penicilina, cualquier avance médico o la conquista de derechos laborales. ¡Manda huevos!

El plan era estar un par de días en Redes, e ir a Oviedo el sábado para estar con Estherina y compañía.
Como anduvimos tarde organizando la cosa, sólo encontramos alojamiento para el jueves, y tuvimos que abusar de la hospitalidad asturiana. Hemos estado suoeragusto, y hasta hemos podido desayunar en la terraza, un lujo.


Para el primer día había elegido una ruta circular comenzando en Brañagallones, a donde subimos en 4x4. El intenso viento (por lo menos no era helador), y la niebla que había en la cresta que teníamos que recorrer nos hicieron desistir de la idea. Nos dimos un buen paseo y nada más, pero disfrutamos igualmente. Queda pendiente volver, pero durmiendo en el refugio que hay allí. Tiene que ser una pasada despertar y ver amanecer en esa braña.

Creo que estuvimos en el único sitio de todo Asturias y alrededores donde hubo una climatología desapacible. Hasta el forro polar me tuve que poner. Tenemos prueba gráfica, y la tuvimos que enseñar para qe unos amigos de Espe que andaban también por Redes, nos creyeran. Acabamos cenando con ellos en la casa rural que habían alquilado. Bendita hospitalidad navarra, donde iban a comer 8 cenamos 12. Y casi sobra...
Al día siguiente, y como las asturianas tenían sendos compromisos familiares, Eva y yo recorrimos el desfiladero de Las Xanas, una especie de ruta del Cares en pequeño. Hay una alternativa de hacerla circular, y así la hicimos.


Unos de los pabellones

Ya de vuelta en Oviedo, y revisando las actividades culturales relacionadas con la entrega de los premios Princesa de Asturias, encontramos montón de ellas relacionadas con Scorsese que se han celebrado en una antigua fábrica de armas. Sólo por ver los edificios nos apuntamos a un concierto (duelo de crooners, ponía exactamente), y al final resultó interesante, con una Scorsese Big Band que puso mucho ritmo, y vocalistas amateurs pero de mucho nivel. 




El pabellón acondicionado

No os lo vais a creer. Eva ha estado todo el fin de semana despotenciada, venga de olvidarse cosas, venga de perderlas ( algunas definitivamente). Tiene excusa, ha estado muy ocupada y con al cabeza a mil por hora a cuenta de la obra que tiene que hacer en su casa y el traslado a su residencia transitoria. Lo siento, Eva, pero da gusto ver que tú también eres humana.

jueves, 23 de agosto de 2018

ERNIO


Como estaba un poco necesitada de tranquilidad, he salido huyendo de fiestas de Bilbao. Mi higadillo también lo agradecerá. Destino: Getaria. La playa siempre sienta bien.

He sido testigo de la entrada a puerto de los últimos bonitos de la temporada. En concreto, al barco que he visto llegar sólo le cuota para pescar cimarrón, y de eso tampoco mucho. Se le veía un poco encabronado al marinero que lo comentaba: "en tierra no se gana dinero"
Como no sólo de playa vive esta mujer, me traje las cosas de monte, que estando sola es bueno compaginar planes. Y he subido al Ernio desde la venta de Iturrioz, un espléndido caserío hoy abandonado en el que se dice durmió San Ignacio de Loyola. Oh, ¡sorpresa! Por aquí pasa el Camino de Santiago. ¿Por dónde no?


La última vez subí con mi familia, en una de esas estancias que hacíamos en casa de Lourdes aquí, en plan comuna, 6 chiquillos y otros tantos o más adultos. La anterior, con Iñigo. Murió Manolete.

Es un monte chulo, con premio en el camino, esto es, con una taberna en las campas de Zelatun, paso casi ineludible subas desde donde subas.
Cuando fui con la family, decidimos quedarnos a comer en una de las bordas. Era un día cualquiera de verano. Eso debió de pensar el tabernero, porque había dado fiesta a la persona que le ayudaba y estaba desbordado. Nunca sabes por qué la gente se anima a echarse a los montes. El caso es que Imanol y yo nos ofrecimos y entramos a la cocina a ayudarle, a preparar lo nuestro se entiende. Yo a las ensaladas, Imanol a los huevos fritos. Estuvo bien. Como buen vasco, no os creáis que nos lo agradeció mucho, no creo que ni siquiera tuviera un detalle a la hora de cobrarnos. Pero nosotros cumplimos nuestro objetivo, que era dar de comer a toda aquella tropa. Supongo que fue una buena simbiosis.


Cuenta una leyenda que si pasas tu cuerpo a través de  los aros que hay en una gran cruz delmcamino se te alivian los dolores reumáticos. No lo hice entonces. Nimguna de las veces. Ahora tampoco. Espero que Dios (o el que se encargue de sostener esa leyenda) no sea rencoroso y no me castigue con los susodichos dolores en la vejez por descreída.





Pero el monte chulo empieza a parecer un cementerio. Cruces no me ha parecido que haya más que la última vez, alguna suelta por el camino, pero placas y pequeños monolitos fúnebres un montón. Da un poco de mal rollo. Y pensar que durante mucho tiempo yo también quise que mis cenizas fueran esparcidas allí... Más tarde pensé que dificilmente los que me sobrevivan iban a poder subir hasta allí, así que cambié el Ernio por San Pedro de Atxarre. Era un sitio especial para Iñigo y para mí, íbamos mucho. Y es más asequible a cualquier condición física. Finalmente, viendo la vida que hago y la condición de parte de mis amistades, me conformaré con que me arrojen por cualquiera de los puentes del Casco Viejo. Ahí lo dejo, amables gentes que me leéis. Si me sobrevivis, claro.

lunes, 13 de agosto de 2018

Y OTRA VEZ POR PIRINEOS

Después de un paréntesis de un año, he vuelto a la habitual travesía por Pirineos de todos los julios. Esta vez hemos andado por la zona del Tourmalet-Nouvielle. Digamos que hemos estado sitiando el Midi de Bigorre, monte presente en el horizonte casi todos los días.

No hay nada mejor que un buen final de etapa.
La organización, la de siempre. Y. como siempre, impecable. El momento estelar fue el final de una de las etapas, en las que nos estaban esperando con cerveza  y algo para picar. La compañía, la habitual. La ruta, llena de lagos, demasiado fríos para mí pero no para el resto que han disfrutado como chiquillos. Hemos andado por la Reserva Natural del Néouvielle , un verdadero santuario de la naturaleza, una joyita repleta de lagos. Estaba en plena primavera. Las recolectoras del grupo han andado felices: fresas, arándanos, algunas grosellas.. La fauna terreste no la hemos visto, tan sólo hemos oído alguna que otra marmota a lo lejos.

Refugio La Glere

La furgoneta de la intendencia no llegaba a uno de los refugios, ese que veis en la foto. Así que hay que cargar con una mochila algo más pesada: saco sábana, neceser... Y en mi caso el saco de dormir y una esterilla, porque mola dormir en la calle. Nos tocó el día del eclipse. No pudimos ver nada, porque para cuando la luna apareció por encima de las montañas, ya era tarde y el eclipse se había acabado. Siendo llena como era, la luna nos impidió ver las estrellas. Una pena. Pero así y todo, siempre mola dormir a la intemperie.

El Lago Azul 
Creo que la foto no hace justicia al intenso azul de ese lago, el Lac Bleu. Es impresionante. Sólo equiparable a ciertos azules marinos de mares profundos. Apuntad el nombre por si alguna vez os queda cerca de alguna ruta que hagáis.


El tiempo nos ha acompañado. Quitando el primer día, que nos mojamos un poco al final de la ruta, un sirimiri que recibimos agradecidos por el calor que habíamos pasado. La tormenta gorda cayó cuando ya estábamos a buen recaudo. Nos mojamos para ir al bar. El supergore que me regalasteis algunos no ha salido de la mochila. Ha viajado a Islandia con Eva, al Cáucaso con Espe, pero yo sigo sin usarlo. Unos 20 minutos el verano pasado en Pakistán. Si la cosa sigue así, tengo goretex para los restos.

Descansados y limpios.

domingo, 29 de abril de 2018

ESCAPADA RELÁMPAGO


A veces los mejores planes son los que se improvisan. El fin de semana pasado fue uno de esos. El jueves lo comentamos, el viernes busqué alojamiento en Sepúlveda, y el sábado estábamos rumbo a las Hoces del río Duratón. La intención: hacer una escapada primaveral, y disfrutar de aquellos paisajes antes de que el buen tiempo agoste todo.

Llegamos a eso de las 12:30. Estaba más nublado de lo que esperábamos, pero Pedro y yo ya íbamos en pantalón corto, y nos mantuvimos en nuestros trece. No pudimos empezar la ruta porque de enero a julio hay que pedir permiso para hacer la senda de las Hoces, ya que los buitres están criando a sus polluelos y controlan la afluencia de público, que en determinadas épocas es masiva. No había plazas para hacer el paseo (12 km de ida, 12 km de vuelta, pero casi llano), por lo que hicimos una ruta alternativa y fuimos a visitar algunas iglesias y ermitas: San Frutos, cuyo atractivo principal es su ubicación, encaramada en lo alto del cañón que forma el río Duratón, y otras dos ermitas románicas de los alrededores, San Pedro ad Vincula en Perorrubio, y La Asunción en Duratón, verdaderas joyas que merece la pena ver.
   

Al día siguiente amanecimos con un día radiante. Mucho mejor para disfrutar del paseo. Otra vez con pantalón corto, esta vez sin titubos. Nos habían dado hora para las 9:20, ya que dejan pasar 5 personas cada 20 minutos. Compensa madrugar para hacer los primeros kilómetros solos, escuchando los sonidos de las diferentes aves. Incluso escuchamos hasta algún que otro pájaro carpintero, aunque no los pudimos ver.
Después, antes de poner rumbo a Bilbao, fuimos a ver una otra iglesia románica en S. Pedro de Gaillos, y no pudimos verla porque había funeral. No era cuestión de andar contemplando capiteles, canecillos y dovelas entre la familia del finado.


Escuchamos el primer cuco del año. Gurutze tenía mucho dinero. Yo no. Pero yo llevaba su cartera en mi mochila. ¿Cómo se repartirá esta suerte? Escribo esto el domingo del puente. Hemos subido al Ganeko. Hemos oído unos cuantos cucos. Y yo otra vez casi sin dinero. Lo mío no tiene remedio, espero que a Gurutze a vaya mejor...

miércoles, 14 de marzo de 2018

ILP POR LA INCLUSIVIDAD EN LA ESCUELA



Hay en marcha una recogida de firmas para proponer una Iniciativa Legislativa Popular en favor de una escuela inclusiva.


Los objetivos principales de la iniciativa son: Gratuidad de la enseñanza - Fijación del Índice de Necesidad Escolar de Inclusión - Todos los centros deben estar entre un mínimo y un máximo del Índice - No renovación de los conciertos a los centros que no atienden un índice mínimo - Oficinas de matriculación unificadas - Discriminación positiva a los centros con mayores necesidades.

Supongo que os preguntaréis si la escuela pública no es inclusiva. Por supuesto. Uno de los grandes retos de la educación obligatoria es acoger a todo el mundo. El problema, por lo menos aquí, es la distribución que se hace de ese "todo el mundo" entre las diferentes redes que conforman nuestro sistema educativo. La educación en la Comunidad Autónoma del País Vasco está compuesta por dos subsistemas, público y privado. En realidad, tenemos la escuela pública, la privada concertada, y la privada sin más. Voy a descartar este tercer grupo, porque sólo están aquí unos pocos colegios: el inglés, el alemán y algún suelto más. El resto de los centros privados son concertados, esto es, reciben subvención del Departamento de Educación, y la mayoría tiene pago delegado: el profesorado lo paga directamente el Departamento. Voy a ser capciosa: supongo que si lo hacen así es porque esos centros habrán utilizado
dinero que corresponde a las nóminas para otros supuestos.
Es curioso: Euskadi es una de las comunidades donde la red concertada es más potente, y donde más dinero se destina a ella. Supongo que a existencia delas ikastolas cuando se asumieron las competencias en educación algo tendrá que ver con ello. También hay red concertada en Cataluña, Nafarroa y en la Comunidad de Madrid. En cuanto a Europa, Bélgica es de los pocos países que la tienen. Estos datos los proporciono de memoria, por lo que no son muy rigurosos, pero valen como pincelada. No así el resto de los datos que menciono aquí, que están sacados del Eustat y de diferentes informes del Consejo Escolar de Euskadi.
En este momento, el reparto cuantitativo del alumnado entre las dos redes es prácticamente por mitades. Pero no es un reparto equilibrado si atendemos a la diversidad en cualquiera de sus vertientes: nivel socioeconómico, procedencia del alumnado, necesidades educativas especiales...
El porcentaje de becarios en la concertada es del 39%, mientras que en la pública asciende al 61%; en la concertada hay un 32%, por un 68% en la pública; el alumnado con necesdades educativas especiales pasa del 40% en la concertada al 60% en la pública. Y podría seguir poniendo ejemplos.

Últimamente han aparecido en prensa otras estadísticas. Un poco falseadas. Se dan datos de Gipuzkoa dando a entender que son de toda la Comunidad, se ponen ejemplos que parecen generales pero que responden a localidades concretas... No os voy a contar yo, ahora, cómo se manipulan los datos para acomodar la realidad a lo que te quieren vender.
Según dónde viváis y qué tipo de colegio tengáis cerca, os parecerá que la realidad es otra. Todos tenemos ejemplos de concertadas cuyos patios parecen la ONU. Pero tenéis que tener en cuenta que en la concertada entran también las ikastolas que no se pasaron a la pública y colegios como Gaztelueta, Jesuitas...

Una de las propuestas de la iniciativa es la no renovación de los conciertos a los centros que no alcancen un determinado indice en la atención al alumnado en desigualdad social. Teniendo en cuenta, además, que en muchos centros concertados se cobran cuotas. Y reportar esa cuantía a los centros donde hay mayor diversidad para dotarlos de herramientas que hagan real la inclusividad.

Si os he convencido, os animo a firmar aquí. Advierto que el captcha que han utilizado (o sea, eso que ponen para comprobar que no sois un robot) es difícil, y que ha habido quien lo ha tenido que poner hasta ¡4 veces!. Paciencia, la iniciativa lo vale.